SOBRE MÍ

Está podría ser una entrada más de mi blog, una entrada que tenga como objetivo definir quién y como soy, pero he creído oportuno presentarme en una página digna de llamarse “sobre mí”. Aunque, también he de añadir, que mis gustos, preferencias, o deseos, carecen de interés. Carecen tanto de interés, que ni yo mismo (un narrador muy apegado a la auto ficción) me atrevería a hacer un calco exacto de mí en cualquiera de mis personajes. Sí. Todos llevan un poco de mí, “tintas de personalidad” como lo llamarían algunos, pero ninguno viene a ser quien soy yo, quizá el personaje de ficción que a veces digo ser, pero ninguno es yo.

En la medida de lo posible procuro alejarme de reflexiones tan profundas como las que provocan las preguntas “quién soy”, “qué hago aquí” o “cuál es mi objetivo en la vida”, de hecho, solo me atrevo a hacerme estás preguntas cuando termino un guion, inicio un rodaje, válido un montaje de un corto que he escrito o cualquier otra actividad que implique un paso adelante en la realización de un proyecto audiovisual, y creedme cuando digo que no es la decisión más acertada.

Rectificando el primer parágrafo de este texto, diré que quizá mis gustos sí que tengan cierto interés, no porque sean especialmente refinados, si no porque quizá se puede sacar mucho de mí hablando de ellos, y al final, el objetivo de este texto tan solo es que cualquier navegante aburrido o lector curioso sepa un poco de mí; soy de café solo y escaso de azúcar, de Kubrick y de Almodóvar, de Saramago y Orwell, de películas frente a series y de narrativa excéntrica y enriquecida, antes que simple y efectiva (quizá por este último punto llevo divagando en casi trescientas palabras sin haber dicho nada concreto).

Referenciando a Gasset diré que yo soy yo y mis guiones, y que, si algo me define mejor que un texto en Arial 13, es sin duda, cualquiera de los textos que escribo en Courier New 12.